EL CIEGO BARTIMEO REPRESENTA A TODOS LOS HOMBRES Y MUJERES QUE SE HAN QUEDADO EN EL CAMINO CON SUS CEGUERAS ESPIRITUALES

lunes, 19 de octubre de 2015

send email
print this page
El texto de la sanación de Bartimeo Mc 10,46-52 tiene sus paralelos en Mt 20,29-34 y Lc 18-35-43. En Mateo se habla de dos ciegos, en tanto que Marcos y Lucas hacen mención de uno, a quien Marcos llama Bartimeo. Además, según Mateo y Marcos el milagro ocurrió al salir Jesús y sus discípulos de Jericó; pero según Lucas, al acercarse a Jericó.

Marcos es el más explícito y vivaz. Es el único que nos dice que el ciego se llamaba Bartimeo. El relato es muy detallado en los versículos 49, 50: Jesús se dirige primero a la multitud, detalle que está totalmente excluido del relato de Mateo, y que en el de Lucas sólo se insinúa. Marcos, no obstante, se detiene en él, describiendo exactamente lo que Jesús le dijo a la gente, y lo que ellos a su vez le dijeron a Bartimeo, y la forma tan agitada en que se acercó a Jesús.

Entrando en detalle en el texto, el ciego que se llamaba Bartimeo estaba acostado al lado del camino, al oir que Jesus pasaba se puso a “gritar” (κράζειν gr. krázein del vero krázo) y le dijo: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!». Sin embargo muchos lo “reprendían” (ἐπετίμων gr. epetímon. Verbo indicativo imperfecto activo 3ra persona plural) para que se callase, sin embargo el ciego gritaba más fuerte.

Jesús se detuvo y dijo que lo llamaran, los que antes lo reprendían ahora le daban “ánimo” (Θάρσει gr. Thársei. Tener confianza)  y le decían que Jesús lo llamaba. El ciego dejó su manto (La gran cantidad de referencias que hace Marcos a los mantos 2,21; 5,25-30; 6,56; 9,3; 11,7-8; 13,16; 15,20.24 sugiere que Bartimeo estaba dejando tras sí el “viejo orden”), se puso de pie acercándose a Jesús que le dice: «¿Qué quieres que te haga?» El ciego le responde. Maestro que recobre  la vista “ῥαββουνι, ἵνα ἀναβλέψω” (La palabra Rabunni era una forma aramea de un título casi exclusivamente aplicado al presidente del sanedrín, si el tal era descendiente de Hillel. Es aún más respetuoso que rabí, y significaba «mi gran señor»).

A la petición del ciego Jesús que se valla que su “fe” (πίστις gr. pístis. También confianza y convicción) lo había “salvado” (σέσωκέ gr. sésoké). El ciego recobró la vista y le seguía en el camino.

Actualización
El Ciego Bartimeo representa a todos los hombres y mujeres que se han quedado en el camino con sus cegueras espirituales, sin embargo también es ejemplo de hombre de fe porque su fe lo salvó. Aun cuando muchos nos traten de poner obstáculos en el camino, siempre es Jesús que se detiene y nos llama.

La Iglesia nunca estará exenta de personas que sean obstáculos para otras, no debe asombrarnos los escándalos ya que este pasaje nos lo profetiza.  La fe en Jesús hay que proclamarla a los cuatro vientos. Muchas veces decimos que estamos del lado del Señor pero vamos en otra dirección.

Ya es hora de dejar el “manto” que nos tenia atado al pasado que nos producía inmovilidad, este es un mal que seguimos teniendo en nuestra Iglesia, decimos que vamos por buen camino pero los resultados en el mundo es otro. Parece que no estamos haciendo lo suficiente por hacer un mundo lleno de amor.


En el mes de Octubre en nuestro país es el mes de la “Biblia”, con suma tristeza tengo que decir que he visto poca consideración a la Palabra de Dios en nuestras parroquias. Es increíble el irrespeto que se tiene, incluso con la anuencia de los sacerdotes, por ejemplo se leen las lecturas de la Misa desde el Ambón en “hojas” y no desde el Leccionario, no se llevan a cabo planes de Animación Bíblica para todas las pastorales. Parece que lo que importa es el “hacer” y no el “ser”.
Recomiendalo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios

 
Design by Grupo Delecluse | Publicado por Orlando Carmona | Powered by www.orlandocarmona.com.ve El lugar que se encuentra en misión permanente.
© Copyright 2012-2013  LA WEB DE ORLANDO CARMONA All Rights Reserved.